Cinco Mitos sobre el Salario Minimo 03/11/2013

Cuando alguien dice “salario mínimo”, ¿qué le viene a la mente?

 

¿Piensa Ud. en jóvenes dándoles vueltas a unas hamburguesas? ¿O en un padre soltero tratando de alimentar a varios niños?

 Aunque el presidente Obama y otros partidarios de un salario mínimo más alto quieren que Ud. visualice a ese padre soltero, la verdad es que un adolescente volteando hamburguesas o un estudiante universitario con un trabajo a tiempo parcial son una imagen mucho más precisa de la realidad del salario mínimo en Estados Unidos.

 En su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Obama pidió un incremento del salario mínimo del actual $7.25 hasta $9 la hora. Pero recientemente, los demócratas del Congreso están argumentado que el presidente no fue lo suficientemente lejos y están proponiendo incrementarlo hasta más de $10 la hora.

 

Los incrementos del salario mínimo reducen el número de empleos remunerados con el salario mínimo disponibles para trabajadores principiantes, perjudicando por tanto a muchos de los trabajadores a los que los partidarios de esos incrementos quieren ayudar.

 

¿Y quiénes son esos trabajadores?

 

Tanto el presidente como muchas otras personas siguen haciendo referencia a cinco mitos clave en torno a los trabajadores que reciben el salario mínimo. El experto en temas laborales de la Fundación Heritage James Sherk ha demostrado lo contrario:

 

Mito #1: Las grandes masas de trabajadores que ganan el salario mínimo

En realidad, muy pocos americanos están trabajando por el salario mínimo federal, sólo el 2.9% de todos los trabajadores de Estados Unidos.

 

En otras palabras, el 97% de los trabajadores americanos tiene un sueldo superior al salario mínimo.

 

Mito #2: Los “trabajadores pobres” que se las arreglan con el salario mínimo

Más de la mitad de los trabajadores que reciben el salario mínimo tiene entre 16 y 24 años. Estos jóvenes tienden a trabajar a tiempo parcial y la mayoría de ellos están a su vez matriculados en una escuela, por lo que la imagen del estudiante que les da vueltas a las hamburguesas después de ir a clase o del universitario con un empleo a tiempo parcial es real. Una subida del salario mínimo aumentaría principalmente el sueldo entre los jóvenes de zonas suburbanas, no el de los trabajadores pobres.

 

De hecho, los pobres de Estados Unidos no son para nada “trabajadores pobres”. Sherk explica que “Contrariamente a lo que muchas personas asumen, los salarios bajos no son el principal problema, ya que la mayoría de los americanos pobres no trabajan por el salario mínimo. El problema es que la mayoría de los americanos pobres no trabaja en absoluto”. Y lo que es seguro es que reducir el número de empleos para principiantes subiendo el salario mínimo no va a ayudar a aquellas personas que necesitan un empleo.

 

Mito #3: Los trabajadores que ganan el salario mínimo están atrapados en la pobreza

Los ingresos familiares promedio de un trabajador con el salario mínimo son superiores a $53,000 anuales. ¿Cómo es eso posible con $7.25 la hora? Pues debido a que pocos de esos trabajadores con el salario mínimo son la fuente principal de ingresos de sus familias. Y esto también es cierto en el caso de las personas de más edad que reciben el salario mínimo. Tres cuartas partes de los trabajadores de 25 años o más que están ganando el salario mínimo viven por encima del umbral de pobreza. De hecho, el 62% tiene ingresos superiores en un 150% al umbral de pobreza.

 

Mito #4: Los salarios mínimos de por vida

Quienes ganan un salario mínimo no permanecen en esos empleos para siempre. Es fácil quedarse con la idea de los políticos de que “los trabajadores con el salario mínimo” son una clase social permanente. Pero en realidad, dos tercios de los trabajadores que ganan el salario mínimo reciben un aumento en el plazo de un año. A medida que ganan experiencia y habilidad en su empleo, se hacen más productivos y se pueden hacer merecedores de unos sueldos más altos. Los empleos para principiantes con el salario mínimo son el primer peldaño de las carreras laborales de muchos trabajadores.

 

Mito #5: Cada vez más padres solteros reciben el salario mínimo

En realidad, muy pocos padres solteros trabajan a jornada completa en empleos remunerados con el salario mínimo. Pero desgraciadamente, los políticos hacen un uso excesivo de esos casos. Es mayor la proporción de empleados dentro de la población activa general que son padres solteros y que tienen trabajos a jornada completa, con un 5.6%, mientras que para los trabajadores con el salario mínimo esa proporción es del 4%, por eso muchos de esos trabajadores con el salario mínimo son una fuente secundaria de ingresos en sus hogares.

 

No se deje engañar por los mitos. Un aumento del salario mínimo no reducirá la pobreza. En cambio, sí perjudicará a muchos de los trabajadores a los que los partidarios de ese aumento quieren ayudar. Como resumen James Sherk y Rudy Takala:

 

Un salario mínimo más alto ayudaría a algunos trabajadores, aunque pocos de esos trabajadores son pobres. Su principal efecto es el perjuicio a la capacidad de los trabajadores potenciales que viven en la pobreza de dar sus primeros pasos en un empleo. Una subida del salario mínimo podría ayudar a que los políticos se ganen el aplauso de la prensa, pero no reduciría los índices de pobreza.

 

Amy Payne

Heritage.Libertad.org

informative alliance www.latribunacolus.com y heritage.libertad.org

Comments

There are no entries yet.
Please enter the code
* Required fields