Colombia, Un país de progreso pero inseguro 06/17/2013

www.latribunacolus.com

Colombia, Un país de progreso pero inseguro.

 

Hoy por hoy Colombia se ha convertido en una de las economías más importantes de América latina debido al enorme progreso que ha tenido en los últimos años. Colombia paso de ser un Estado fallido a un estado viable, y con grandes posibilidades de progreso para su población. En 1999 cuando Colombia estaba en manos de las FARC gracias a un gobierno débil que permitió que el país cayera en manos del terrorismo bajo el pretexto de una paz farsante, Colombia vivió uno de sus peores momentos de la historia.

 

Después de dicho escenario de horror del gobierno Pastrana vino el Gobierno Uribe, quien con mano dura, le devolvió al país la seguridad y confianza en las instituciones. Como consecuencia de este esfuerzo, Colombia logro recuperar sus instituciones, territorio y la confianza en el país. Colombia se convirtió en un país comprometido con la seguridad en ese momento lo que permitió el desarrollo económico debido a las enormes inversiones extranjeras y al empujo de su gente. Sin embargo, a pesar de este esfuerzo, Colombia en los últimos años, después del gobierno Uribe, ha padecido un grave problema de inseguridad en sus ciudades principales debido a varios fenómenos.

 

Para empezar, el problema de inseguridad se debe el eterno problema del resentimiento social de las clases menos favorecidas sumado al problema del desplazamiento forzado, corrupción e incompetencia de la fuerza pública para atacar los fenómenos de violencia en Colombia. Resulta inaceptable que en Colombia la gente viva con miedo de usar sus celulares, andar a altas horas de la noche y de ir a una institución financiera a retirar dinero simplemente porque cuadras después habrá un delincuente esperando para quitarle ese efectivo. Ahora se presentan casos de boleteos en condominios en Medellín y otras importantes ciudades de Colombia sin que ninguna autoridad haga nada para impedir estos fenómenos de inseguridad.

 

Pasamos de un país violento en las zonas rurales a un país violento en las ciudades. Siempre ha existido inseguridad en las ciudades de Colombia, pero lo que sucede hoy por hoy no es un escenario normal, sino un serio problema de inseguridad que debe ser solucionado cuanto antes. Es totalmente absurdo que una persona sea asesinada por robarle un celular y que la solución sea no sacar el celular en las calles. ¿En donde está la policía? ¿Acaso la policía se quedo pequeña para la cantidad de delincuentes que existen? ¿Será que la policía en algunos casos es cómplice de los delincuentes? Existen muchas respuestas para estas preguntas, sin embargo, lo único claro es que es necesaria y urgente una política de estado en seguridad ciudadana. La policía necesita más hombres y recursos, pero también un régimen legal distinto para poner en orden aquellos hombres de la ley que son cómplices del crimen.

 

Entonces mientras en gobierno nacional concentra sus esfuerzos en alcanzar una paz con impunidad, las ciudades de Colombia están en manos de los delincuentes, y al parecer tanto al presidente como a los altos mandos regionales les parece muy bien que haya tanta inseguridad en las calles de Colombia. Otro problema que se une al tema de la inseguridad es la justicia. El sistema judicial muchas veces se convierte en cómplice del crimen al favorecerlo con fallos manipulados que ponen en las calles a los delincuentes más rápido de lo que fueron capturados. ¿Entonces como podemos juzgar a la policía cuando la justicia tampoco ayuda a que exista un equilibrio legal en Colombia? Cuando se ve a Colombia desde afuera se ve un caos total desde la administración de justicia hasta la aplicación de la ley lo cual ayuda al crimen a mantener su reino de terror en las calles.

 

Colombia necesita seguridad para mantener el rumbo de las inversiones, equilibrio social y estabilidad económica. Entonces, en las próximas elecciones se debe elegir las políticas que garanticen una estabilidad jurídica, política, social y en seguridad ya que no se puede seguir improvisando mientras las calles de Colombia siguen inseguras sin que nadie haga nada al respecto.

 

Colombia debe poner fin a los fenómenos de violencia pero sobre todo; Se debe poner orden en las ciudades para que la gente se anime a visitar Colombia. No resulta lógica la idea de estar diciéndole al mundo que Colombia es lo máximo cuando los extranjeros deben venir acompañados de colombianos para que no sean secuestrados ni atracados. Resulta ridículo pregonar que somos un país viable para la inversión cuando ni siquiera podemos garantizar la seguridad de  nuestros ciudadanos y de los turistas que nos visitan.

 

Colombia requiere liderazgo que proteja a su población y que le permita crecer económicamente, pero principalmente; que garantice la seguridad de sus ciudadanos para poder seguir haciendo de Colombia un fenómeno económico y no como ahora que somos un país en crecimiento pero altamente inseguro. ¡Más acción y menos verso!

Cristhian Mancera Mejia

Director

www.latribunacolus.com

@cmancera33

@latribunacolus