Derecho a la repatriación de cuerpos de colombianos que fallecen en el exterior. ¡No al seguro obligatorio!

Copyright Cancilleria COL.Gov

Ayer la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó, en segundo debate, el proyecto de ley de iniciativa del represente a la Cámara por los colombianos en el exterior Juan David Vélez, por medio del cual se creará un seguro obligatorio, al momento de expedir el pasaporte, para la repatriación de los cuerpos de los colombianos fallecidos en el exterior. Dicho proyecto de ley no interpreta las múltiples realidades de los colombianos en el exterior en cuanto a la repatriación de cuerpos se refiere, es sensacionalista pues juega con el dolor de la muerte y, sobre todo, es ventajoso a favor de las compañías aseguradoras que se lucrarán a expensas del bajo número de repatriaciones frente al alto número de pasaportes expedidos y renovados cada año.

 

Hay que recordar que la muerte de un colombiano en el exterior conlleva un sinnúmero de inconvenientes y representa un desafío si su deseo o el de su familia, es de ser repatriado a Colombia. Ante este hecho, las familias se enfrentan a la tediosa tarea de realizar trámites de todo tipo, dependiendo de la legislación del país donde ocurrió el fallecimiento, y de asumir los costos que este procedimiento conlleva en caso de, como es común, no contar con la ayuda del Estado colombiano a través del respectivo consulado o embajada.

 

Sin embargo, si la familia del colombiano fallecido en el exterior no puede sufragar los gastos de la repatriación de su cuerpo, hoy el Estado colombiano, mediante el Fondo Especial para las Migraciones (FEM), le puede brindar ayuda y apoyo económico para la repatriación, pero sólo si se trata de un caso especial de vulnerabilidad económica o por razones humanitarias. De este modo, 104 repatriaciones de cuerpos de colombianos fallecidos en el exterior se realizaron mediante este fondo entre el año 2013 y 2018, según un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

Sí la solicitud de repatriación no cumple con los criterios de este fondo, son las familias de los colombianos que fallecen en el exterior las que deben asumir la totalidad de los gastos de repatriación que, según varios expertos en el tema, pueden llegar a costar hasta 30 millones de pesos. Cabe decir que, el Estado colombiano no tiene la información exacta de cuántos colombianos que mueren en el exterior son sepultados en sus países de residencia porque tenían los medios para hacerlo y así lo decidieron o cuántos que querían ser repatriados lo fueron porque tenían un seguro de repatriación o ellos o sus familias asumieron los gastos de esta. En el caso de los colombianos fallecidos en el exterior que quieren repatriar sus cuerpos y no poseen los medios para hacerlo, es muy común y normal ver sus familias y amigos realizar todo tipo de colectas de dinero y promover campañas de donaciones ante la imposibilidad de sufragar los gastos de repatriación a Colombia. Esto demuestra una vez más el abandono y la falta de apoyo del Estado colombiano a una población de alrededor 6 millones de colombianos que, según datos del Banco de la República, aportaron a la economía colombiana la suma de 6 mil millones de dólares en el año 2018.

 

Si bien es cierto que el FEM cuenta con escasos recursos para la realización de sus tareas como lo es, entre otras, la repatriación de cuerpos de manera excepcional, lo cierto es que sí puede realizar dichas tareas y podría efectuar todas las repatriaciones de cuerpos sí contara con más presupuesto y mejores condiciones de funcionamiento. Lo que es cierto es que no hay voluntad política para fortalecer lo que se hace bien. ¿Por qué cambiar lo que se está haciendo?, ¿no es mejor buscar recursos para fortalecer el FEM y buscar otros mecanismos de apoyo diferentes a un seguro obligatorio?

 

Así las cosas, urge un proyecto de ley que busque elevar a derecho la repatriación de cuerpos de colombianos fallecidos en el exterior asignando recursos a este fondo en lugar de descargar la responsabilidad en los ciudadanos obligándolos a adquirir un seguro obligatorio con una compañía de seguros al momento de expedir o renovar su pasaporte, tal como está planteado en el Proyecto de Ley 196 de 2018 presentado a iniciativa del Representante Juan David Vélez. En este proyecto de ley no se habla de un servicio proporcionado por el Estado, se trata de un seguro y de una relación contractual con una compañía aseguradora que solo favorece el mercado especulativo de los seguros y pólizas y convierte a los colombianos que soliciten su pasaporte en un mercado para estas compañías en aras de consolidar un modelo en beneficio de la intermediación financiera.

 

El derecho a la repatriación, sin ningún tipo de condición, de cuerpos de colombianos fallecidos en el exterior, está en consonancia con la función social el Estado colombiano de proteger a sus ciudadanos, en especial a aquellos que fallezcan en el exterior. Otorgar este derecho, con cargo al Estado, de los costos totales de la repatriación de los cuerpos de sus ciudadanos fallecidos en el exterior, si así fue el deseo de este o de su familia, trasmitiría un mensaje de un Estado que no desampara a sus ciudadanos en el exterior.

 

Por: Ricardo Botero

Secretario Frente Común por los colombianos en el exterior

Montreal - Canada

      La TribunaColUS

Colombianos Unidos en el exterior en  Facebook

LaTribunacolus en Facebook

Member of the

Online News Association

Nominado como mejor sitio de Politica y Democracia 2013

Contáctanos con tus inquitudes para una mejor Colombia en el exterior

Entrevistas LaTribunacolus

LaTribunacolus en Twitter

Print Print | Sitemap Recommend this page Recommend this page
©LaTribunacolus Media Group

This website was created by LaTribunacolus and La TribunaEU all rights reserved. La Tribuna EU- Europe belongs to Latribunacolus and its owner. No one else can use or distribute this trademark without explicit consent from its owners.

E-mail