Desde la Lejanía. Querer a Colombia

Hace algunos días, viendo en algunas publicaciones de colombianos en el Facebook, vi una foto, y decía lo siguiente: 

“la vida me llevó a España, pero siempre seré colombiano.”

En el titular de la foto, decía que cada quien es libre de sentirse orgulloso o no. Que cada quien elige identificarse con su tierra o no. Y, en el ejemplo del que coloca el post dice con determinación que en su caso, lo conservara y lo será al 100%. Respetable. 

Y aquí llega mi pensamiento: 

 

¿Qué significa querer a Colombia, sentirse orgulloso de esa tierra, y estar hoy día muy lejos de la misma?  

Querer a Colombia no se traduce solo en enviar dinero en remesas, que ya son el tercer renglón de ingresos al país. No se traduce tampoco en ponerse una camiseta amarilla y gritar viendo un partido de futbol cada vez que sale la selección y ahora en la próxima, la Copa América. 

 

Yo creo que querer a Colombia y sentirse orgulloso de ella va más allá, debe ser algo más profundo, de mayor calado. 

Y es aquí donde empiezo a contar confidencias. 

Un conocido que trabajo en el Senado, por las épocas de la Yidis política, me contaba que el Senador Uribe con su acento de patriarca paisa, decía en esos círculos: “Haga Patria hijita, quiera a Colombia, vóteme el proyecto, hágale un favor a Colombia . Y el proyecto lo reeligió.

El mismo me decía que junto a Uribe, se quería cada día más a Colombia. Hoy en día pienso que eso no es ser patriota, sino ser jugador de Poker, con un Patrioterismoinfundado para vender humo, o como en los pueblos del eje cafetero, el tradicional culebrero que mete gato por liebre.

 

Si uno quiere a Colombia, lo mínimo, es desearle siempre lo mejor. Imagínese usted, como ejemplo, que Colombia sea una mujer bella, hermosa, inteligente. Y que tiene la oportunidad de enamorar a esa mujer. ¡De buena fe, querrá lo mejor para ella siempre!. Que tuviese la mejor educación, claro está. La mejor salud, que no se nos enferme. Que pueda ella adelantar sus habilidades, su conocimiento y su pleno desarrollo en todos sus entornos. Que no le roben la plática, sino que se la dejen gastar en lo que de verdad necesita. Usted querrá para ella siempre lo mejor. ¿O no? 

Otro conocido filósofo, de los buenos, por esos días me decía, que eran los colombianos los que teníamos que elegir. Elegir entre un grupo de pretendientes para esta inmensa novia que es Colombia. Y como siempre estos pretendientes tendrían que prometer algo. 

La Gran Pregunta es: 

¿Con quién se queda Colombia?

Esta es mi reflexión. 

 

Nosotros como Colombianos en el Exterior también podemos ayudar a definir con quien se queda Colombia. 

¿Si después de más de 200 años de vida republicana vamos a dejar que siga andando con los de la misma familia? Esa misma, sí. ¿Aquella misma familia de siempre,  que la ha golpeado, la ha manipulado y le ha mentido? ¿Con aquellos que la han explotado, la han robado, la han expropiado y se han aprovechado al máximo de ella? 

O, por el contrario, ya le vamos a cambiar el pretendiente. ¡Le vamos a dar otra oportunidad!

Está en nuestras manos el demostrar que queremos a Colombia con Barraquera. Y esto se demuestra con hechos, no con palabras vacías. Se demuestra en todos y cada uno de nuestros actos. 

Querer a Colombia significa entonces votar por el mejor “partido”, el mejor novio para ella. Por aquel que tenga algo de responsabilidad social con su prometida, al menos. ¿O no? Aquel que la quiere dejar vivir en paz y armonía con sus habitantes. Que busque un dialogo y no la eterna pelea entre sus allegados. 

Querer a Colombia es ayudar a sus hijos sin estado regular en el exterior, o ayudarles a devolverse con dignidad y respeto. ¿O no? 

Querer a Colombia es decir que somos colombianos; ¡pero no para lo atravesado! sino para demostrar que somos los mejores en lo que hacemos, que lo hacemos con calidad y lo hacemos con ganas, con Berraquera. 

Querer a Colombia es trabajar por quitar esa foto de Pablo Escobar y la imagen del traquetó, para colocar nuestra cara, nuestra imagen en cada camiseta y decir con orgullo que hacemos Patria desde el Exterior. 

Querer a Colombia es tan fácil. Muchos lo dicen, pero pocos lo hacen. 

Hagamos la diferencia compatriotas, queramos a Colombia con el Alma, y démosle un chance en paz, con trabajo, con oportunidades, con cada uno de nuestros compatriotas allá. 

Desde la lejanía, estemos donde estemos, los invito de todo corazón a que amemos a Colombia, pero no de boca. Amémosla con hechos y no hagamos lo del culebrero y sus secuaces que caminan por los pueblos, que venden humo a los incautos y meten gato por liebre a los de ruana.  

 

Démosle entre todos otra oportunidad a Colombia. Está en nuestras manos.

José Ángel Londoño Ortiz

corresponsal 

www.latribunacolus.com

LaTribunaEU

@jlOrtiz22

@latribunacolus

      La TribunaColUS

Colombianos Unidos en el exterior en  Facebook

LaTribunacolus en Facebook

Member of the

Online News Association

Nominado como mejor sitio de Politica y Democracia 2013

Contáctanos con tus inquitudes para una mejor Colombia en el exterior

Entrevistas LaTribunacolus

LaTribunacolus en Twitter

Print Print | Sitemap Recommend this page Recommend this page
©LaTribunacolus Media Group

This website was created by LaTribunacolus Media Group LLC.