Gustavo Petro y el carrusel de las destituciones del Procurador Ordoñez 12/9/2013

www.latribunacolus.com

 

Gustavo Petro y el carrusel de las destituciones del Procurador Ordoñez

 

La decisión del Procurador General de la Nación de destituir al Alcalde Gustavo Petro ha dejado un sin sabor en los colombianos y Bogotanos. El sin sabor surge en la medida que aunque la gestión del Alcalde y  su partido politico no han sido la mejor, por no decir caótica, las razones por las cuales es destituido no dan merito para un fallo de esta naturaleza. Si bien es cierto se implemento un cambio en el manejo de las basuras en Bogotá sin mucha planeación, lo cierto es que ese cambio fue para mejorar, ya que los precios bajaron y la manipulación por entes privados llego a su fin.

 

Entonces dicho esto, Gustavo Petro fue destituido no de la mejor manera y creo que era el pueblo quien tenía la decisión de decidir sí estaba de acuerdo con la gestión del Alcalde o sí por el contrario estaba a favor de removerlo del cargo. Sin duda era la mejor manera de proceder para hacer rendir cuentas a Gustavo Petro, y no destituyéndolo como lo hizo el procurador. En otra oportunidad, como el caso de Piedad Córdoba compartí la decisión, sin embargo, en este caso no lo comparto y creo que los hechos por los cuales se acusa a Gustavo Petro no daba merito para su destitución.

 

El carrusel de las destituciones del procurador ha cobrado otra víctima, y, en este caso, tal vez su decisión fue drástica y puso en evidencia el oscuro escenario político colombiano en donde grupos ocultos manejan las decisiones del país sin piedad alguna. Petro es víctima no solo de sus propios actos, sino de aquellos intereses que se vieron afectados por las decisiones del alcalde que beneficiaron a la ciudad pero atentaron contra aquellos que durante años habían usufructuado el negocio de las basuras. Petro volvió un negocio privado en público y eso molesto a muchos hasta el punto de buscar revocatorias y esta destitución.

 

El mensaje que se envía a los mandatarios locales es que aquel que busque atentar contra intereses privados por beneficiar a quienes lo eligieron corre el riesgo de ser destituido. La verdad es terrible que Colombia haya llegado a estos escenarios asquerosos de manejo político.

 

Gustavo Petro ha sido criticado en esta Tribuna en varias oportunidades, pero en esta oportunidad no comparto el fallo del procurador ya que debió ser el pueblo el que tomara la decisión y no el jefe del ministerio publico. Pero lo único cierto es que Gustavo Petro termina pagando el precio de la nefasta herencia que dejo Samuel Moreno y su carrusel de la contratación, la inseguridad en Bogotá, el caos vehicular, el caos en las vías, entre otras cosas más que el Polo democrático es culpable y ahora Gustavo Petro termina pagando con la pérdida de su puesto.

 

Hubiéramos preferido que la gestión del Alcalde hubiese terminado para poder juzgarlo, pero ante esta destitución solo queda seguir adelante y buscar que la política en Colombia cambie de manos y no siga siendo manipulada por sectores altamente contaminados. Colombia y su sistema político están lejos de ser pluralistas y no hay proceso de paz ni reforma que valga si situaciones como estas siguen presentándose en Colombia, y, peor, que la participación política este cerrada a unos cuantos y sea decidida por personas que están lejos de ser lideres de verdad o del pueblo.

 

Decepción y tristeza me genera lo que sucedió en Colombia, pero es hora que los colombianos hagan escuchar su voz en la urnas votando por las ideas y no por candidatos trillados o que no representan a nadie. Si las ideas están reflejadas en el voto en blanco, entonces ese debe ser el camino. Pero esta destitución es equivocada y contraria a derecho así no compartamos la forma de Gobierno del Alcalde Gustavo Petro.

Cristhian Mancera Mejia

Director

www.latribunacolus.com

Editorial

@cmancera33

@latribunacolus