La Situacion de Colombia y Venezuela 11/1/2014

www.latribunacolus.com

En los últimos años, la República de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela se han caracterizado por presentar enfrentamientos entre sus mandatarios, principalmente de tipo ideológico. Desde hace más de un año, con la muerte del anterior gobernante venezolano, Hugo Chávez, llegó al poder Nicolás Maduro para convertirse en homólogo de Juan Manuel Santos, mandatario colombiano.

En un inicio, la relación de estos dos presidentes se produjo en los mejores términos, se entendían bien, llegaban a conversaciones donde tenían propuestas pensadas en conjunto para el beneficio de los dos países y a nivel general parecía que iba a generarse un cambio en los mismos a diferencia de sus gobernantes anteriores, Álvaro Uribe Vélez y Hugo Chávez.


Se trabajó en conjunto en temas relacionados a la paz, el crimen organizado, conflicto en la frontera, comercio, entre otros. Sin embargo, eso ocurrió tiempo seguido a la elección del presidente venezolano. Durante el tiempo que ha transcurrido en el 2014, la relación del mandatario colombiano con su homólogo venezolano ha sido de tensión debido a una serie de acontecimientos que han marcado la dinámica actual internacional en estos dos países. Por una parte, el número de colombianos deportados sin razón alguna del país vecino, el cual ha ido incrementándose, ha generado que el presidente colombiano se pronuncie haciendo alusión a los derechos humanos de los colombianos en dicha patria, lo cual ha traído consigo una constante disputa a través de pronunciamientos por parte de los dos jefes de Estado.


Respecto a los medios de comunicación, la censura en el mes de Febrero y el bloqueo del portal web del canal internacional de noticias colombiano NTN24 el 16 de septiembre del año en curso, ordenado por el presidente venezolano, ha generado no solo inconformidad en el gobierno colombiano y en los medios sino en los colombianos residentes en el país vecino, considerándolo violación a la libertad de prensa.


Otro punto que afecta actualmente el gobierno colombiano y venezolano es la violencia en la frontera, esto dado al incremento del contrabando, como consecuencia tanto el presidente Santos como Maduro han tenido altercados acusándose mutuamente de las políticas tomadas respecto al tema; esto da paso a que recientemente el mandatario venezolano ejecute acciones como el cierre de la frontera como medida de prevención frente a esta crisis, con la cual el gobernante colombiano se encuentra en total desacuerdo.


Dado lo anterior, esta problemática afecta el comercio de los dos países, estas constantes disputas y desacuerdos no permiten que las relaciones comerciales sean de beneficio mutuo, ni mucho menos llegar a acuerdos o a políticas conjuntas para estos dos países ni para la región, ya que es una decisión directa hecha por el jefe de Estado venezolano.


La dinámica de la política exterior colombiana ha cambiado con el tiempo y se ha dado de esta manera por coyunturas significativas que han hecho que en relación a países vecinos como Venezuela, adquiera y lleve a cabo políticas pensadas en el contexto por el cual se esté atravesando, sin dejar de lado los mandatarios de turno, los cuales a partir de sus ideologías, creencias y pensamientos están prestos a mejorar o afectar las relaciones entre los mismos.


Tanto Colombia como Venezuela se encuentran frente a una crisis entre sus jefes de Estado la cual no han permitido que puedan llegar a diálogos que permitan mejorar las relaciones entre estos países; estas diferencias políticas, inconformidades y desacuerdos desestabilizan no solo internamente estos dos países, genera consecuencias en la región en el sentido de que promueve la segmentación entre países, alienta al poco dialogo y fomenta discordias que no permiten avances de ningún tipo.

Alejandra Aranaga

Columnista

www.latribunacolus.com

@latribunacolus