El Uribismo se desmorona

www.latribunacolus.com

El resultado de las elecciones en Colombia demostraron que el ciclo de los movimientos de izquierda llego a su fin, al menos por ahora, y que fenómenos independientes con alianzas con partidos tradicionales fue lo que predomino en las elecciones de Gobernadores, alcaldes, asambleas departamentales y concejos municipales en Colombia. El movimiento Cambio radical como las alianzas del gobierno de Juan Manuel Santos fueron los grandes ganadores de las elecciones que tomaron lugar en Colombia el día 25 de Octubre de 2015.

 

Este resultado, aunque no era muy previsible, demostró la gran influencia que ejerce el gobierno nacional sobre muchos departamentos para lograr mantener su poder político con miras a lo que será el referéndum por la paz y el apoyo que va a necesitar para el post conflicto si este logra consolidar el proceso de paz con las FARC. Lo que resulto curioso fue ver cómo a pesar que muchos ciudadanos no están de acuerdo con el manejo que Juan Manuel Santos le ha dado al proceso de paz, esos votos no se vieron representados en triunfos del Uribismo. Todo lo contrario, se vio fue una gran derrota de este movimiento que no ha sido capaz de demostrar que si es un movimiento de verdad, y no lo que es actualmente; el movimiento del Ex presidente Uribe en donde es él quien decide todo sin que haya pluralidad de participación a pesar que él diga que si existe participación abierta.

 

El Uribismo ha demostrado que aunque es una fuerza de oposición importante, no ha sido capaz de encontrar líderes de la base que realmente puedan relevar el liderazgo del ex presidente Uribe, y el ex presidente tampoco ha logrado entender la fatiga que la mayoría de los ciudadanos tiene con su imagen y legado. Es claro que hoy no habría proceso de paz sin Uribe, pero también es cierto que su constante participación en política ha hecho que muchos que han sido seguidores se vayan alejando de su liderazgo en la medida que han entendido que Uribe quiere ser el único que lidere y no deja que los demás puedan intervenir, eso sin mencionar que en su movimiento solo hay cabida para quien él solo permite y para sus amigos. Es claro que eso de democrático no tiene nada.

 

La mayoría de colombianos quieren la paz, y seguramente la mayoría no está muy de acuerdo como Juan Manuel Santos ha llevado el proceso de paz con las Farc, pero también se ha demostrado que los resultados de estas elecciones empiezan a enviar el mensaje que Uribe debe empezar ya a considerar buscar liderazgos que en realidad tengan opción de ganar sin que él esté detrás a toda hora haciendo campaña ya que la gente no lo quiere elegir a él, los ciudadanos quieren elegir a un candidato que sea Uribista pero que tenga vida propia, liderazgo propio sin que la sombra del ex presidente esté presente a toda hora ya que esa fórmula solo funciono una vez y ya sabemos las consecuencias nefastas que le ha traído al país, y Colombia no elige a un candidato que dice que será el títere de Uribe. Esa fórmula no ganara nunca.

 

Entonces, el Uribismo se desmorona haciendo alianzas que antes parecían impensables y que son muestra de la pérdida de apoyo popular ya que antes el Uribismo no hubiera tenido que hacer alianzas con el liberalismo o Cambio radical para lograr un objetivo político. Esto sin mencionar la escogencia de Francisco Santos como candidato, que aunque un leal Uribista, era claro que no ganaría nunca la Alcaldía de Bogotá. Lo que nadie entiende es porque el Presidente insiste con estos candidatos que no tienen opción. No se sabe el por qué, pero lo único cierto es que cada vez que Uribe escoge un candidato se sabe prácticamente desde el principio que se perderá porque no tiene el liderazgo para llegar al triunfo. Ojala el Uribismo logre encontrar lideres de verdad y no los hijos de los amigos del ex presidente, así jamás se ganara. La gente ya no le cree a esas formulas de continuismo –mejor llamados delfines- y eso también va para los liberales que quieren montar a los Galanes que son otra muestra de lo que Colombia no debe elegir. Por ahora, el liderazgo se va diluyendo y al parecer el ex presidente no logra entender que ya es hora de ir dando un paso al costado y liderar desde las trincheras para poder pensar en un retorno con candidatos que realmente muevan a la gente.

 

Analisis electoral

www.latribunacolus.com

Cristhian Mancera Mejia

@cmancera33

@latribunacolus