La Resistencia Civil de Alvaro Uribe Velez

www.latribunacolus.com

Mientras todo el país está preocupado por lo que sucede en La Habana, y como el Gobierno Santos lleva el proceso de paz, la oposición en cabeza del expresidente Uribe ha planteado una resistencia civil que no se sabe qué fin tiene. Más allá de pretender ponerle un freno al plebiscito que pretende someter el Gobierno Santos al pueblo colombiano, la resistencia civil del centro democrático carece de peso y forma. No solo es un proceso complicado el de frenar el plebiscito, sino que también no se sabe si logrará recoger las firmas necesarias para lograr frenar el plebiscito sobre los acuerdos de La Habana. Es claro que el Gobierno Santos está manipulando la información, y el plebiscito será otra mentira como lo ha sido todo el proceso de paz, pero eso no quiere decir que una resistencia civil cuya única base y éxito depende de unas firmas sea el camino para evitar que la paz sea firmada rindiendo al Estado colombiano ante los violentos.

 

Para que la iniciativa del expresidente Uribe sea exitosa debe contar con más de 4 millones de votos que son más o menos más del 10% del censo electoral en Colombia que hoy según cifras oficiales de registraduría del estado civil en Colombia son de 33.747.062 de votantes. Dicho esto, no solo es complicado la recolección de dichas firmas, sino que movilizar ese número de ciudadanos a las mesas de votación para votar el sí o no de un plebiscito que poco dejará al azar y más bien será la manera más puntual de Juan Manuel Santos burlarse aún más de Colombia. Entonces ustedes se preguntarán. ¿Qué hacemos? Por un lado tenemos a un presidente que ha negociado y entregado todo a cambio de una paz que más bien traerá más guerra en el futuro ya que el acuerdo no resolverá de fondo los serios problemas sociales y económicos que tiene Colombia, esto sin sumar el narcotráfico y aquellas zonas que no tienen presencia del Estado colombiano en donde no hay ni ley ni constitución que se respete.

 

Por otro lado, tenemos a un líder opositor como el expresidente Uribe quien está desgastado ante la opinión y quien vive en un mundo donde solo él tiene la razón, y claro, tiene la razón en muchos temas relacionados con el proceso de paz, pero también ya su legado y presencia aburren. Entonces, la respuesta no es hacer resistencias civiles, la respuesta es estar en la mesa de diálogo, participando y enterándose de lo que sucede de primera mano para que realmente pueda, como líder de la oposición, hacer algo por el país. Pero eso de estar protestando por todo y haciéndolo desde un twitter y una curul  en el senado en minoría solo le debe producir burla al Gobierno que hace con el país lo que se le da la gana.

 

Es tan claro que la paz es un hecho que el vicepresidente Germán Vargas Lleras se la pasa en Miami visitando restaurantes exclusivos del sector de Brickell mientras el país se hunde en una paz que ya es más una realidad que una posibilidad. ¿Qué busca Uribe con su resistencia civil? Seguramente solo él debe saberlo, pero ya es evidente que no será para impedir que los acuerdos brinden la impunidad que ya logró el Gobierno en favor de los guerrilleros de las FARC, esto sin mencionar las zonas especiales de transición en donde supuestamente los guerrilleros deberán iniciar su proceso de reinserción que más bien suenan a zonas de despeje permanentes para crear laboratorios del crimen y no de la paz.

 

Entonces, Uribe y su resistencia civil hacen bulla pero de ahí a que sea la manera más efectiva de hacer oposición es una cosa muy distinta. Igual, si al vicepresidente le da igual lo que sucede en el país, entonces no me imagino lo que ya está negociado para que Vargas este tan tranquilo en Miami.

 

Álvaro Uribe Vélez debe dedicarse a varias cosas por ahora; primero, debe buscar líderes de verdad que le brinden a su movimiento validez y contexto democrático. Segundo, su oposición al proceso de paz y a los acuerdos debe ser más estratégica para que realmente veamos resultados ya que el único resultado hasta ahora es que el Gobierno Santos ha ganado la partida de ajedrez y por partida doble. Finalmente, tercero, es necesario que el centro democrático se involucre más en el proceso para que realmente logremos impedir algo de lo que ya Juan Manuel Santos negoció en La Habana, pero creo que ya a estas alturas es demasiado tarde. Señor presidente Uribe, menos verso y más acción ya que el único culpable de que Santos sea presidente es usted, y parece sacado de una novela que usted no supiera lo que iba a pasar siendo usted un político de tanta experiencia.

 

www.latribunacolus.com

Cristhian Mancera Mejia

Director

www.latribunacolus.com

@cmancera33

@latribunacolus

Comments

Please enter the code
* Required fields
  • vagra_sale (Thursday, December 01 16 03:31 am EST)

    PILLS COST Reason for shipping!