Nuestra relación con las redes sociales

www.latribunacolus.com

Las redes sociales: esos componentes virtuales que se han convertido en algo más del día a día de la inmensa mayoría de nosotros, que nos han acercado y a la vez alejado de los demás, dejando, en algunos casos, parte de nuestra vida privada al descubierto.

 

Pero más allá del propio uso que cada uno hace de su facebook, twitter, instagram, google+, pinterest y qué sé yo, está cómo cada acción que uno hace se percibe en su entorno.

 

Cojamos el ejemplo de facebook: para muchos, esta red social le ha permitido reencontrar a “amistades” perdidas, demostrar al mundo lo feliz o triste que está, lo mucho o poco que viaja, lo deportista que es, el partido político que apoya, las causas por las que lucha, y miles de cosas más.

 

Bien. Cuando aceptamos a alguien en facebook, se convierte automáticamente en “amigo” (y si uno no lo cambia a “conocido”, se quedará de “amigo” para siempre), y allí es cuando pueden surgir problemas, pues cada uno tiene un concepto diferente de la amistad, y si bien tenemos a nuestros amigos en facebook, también tenemos a gente que hemos aceptado como tal aún sabiendo que no lo es y que no lo será nunca.

 

Ahora viene el tema de los usuarios que cuentan absolutamente todo lo que les ocurre en facebook, los que se aburren de ver tanto estado nuevo, los que comparten mil y una chorradas, los que le dan el “me gusta” a todo sin ni siquiera leerlo o abrir el enlace,… y finalmente los que, tan hartos de esta moda, deciden hacer una limpieza y quedarse con los amigos y/o conocidos con los que más interactúa. Y allí es cuando algunos se cabrean o se entristecen, según el caso, porque X ya no es “amigo” suyo. ¿Amigo? ¡Si estas personas han intercambiado poco más que un hola y adiós cordial una vez que coincidieron, tal y como hace toda persona educada al entrar y salir de una tienda! ¡O si simplemente ya no hay afinidad entre ellas, tal y como ocurre en relaciones de carne y hueso! Aparte del hecho de que, si tienes más de 300 “amigos”, para darte cuenta de quien te ha tachado, tienes que tener mucho tiempo libre y muy pocos problemas serios.

 

Para bien o para mal, facebook y las otras redes sociales tan sólo son eso: redes sociales y virtuales, de las cuales hay que aprender a desligarse, pues no sabemos de qué estará hecho mañana ni cuánto tiempo durará esa forma de interactuar. En efecto, como todas las modas, más tarde o más temprano, la de facebook pasará.

 

De hecho, se podría decir que ya está pasando su efecto, pues los últimos estudios realizados demuestran que cada vez más usuarios de facebook utilizan este medio como medio de publicidad (sobre todo con las páginas) en lugar de interactuar entre usuarios, como uno ahora lo hace en aplicaciones de mensajería instantánea como por ejemplo WhatsApp… y eso es lo que preocupa a Mark Zuckerberg, porque cada vez más usuarios de la red social que inventó deciden cerrar su cuenta para ya no ser vistos (y sobre todo usados) por sus “amigos” y por facebook, alegando que, entre muchas cosas, esta empresa no respeta la privacidad de sus usuarios y cede a muchas políticas de censuras muy dudosas.

 

Así que, cuando alguien os borra, no os decepcionéis ni os enfadéis, pues sus razones tendrá, al fin y al cabo, facebook tan sólo es una empresa, y como todas las empresas, busca tener beneficios, sino que ésta vez, nosotros, sus usuarios, somos sus productos.

 

Escrito por;

Caroline Mervaille

Columnista

www.latribunacolus.com

@latribunacolus

Comments

Please enter the code
* Required fields
There are no entries yet.