Tauromaquia: ¿el principio del fin?

www.latribunacolus.com

Tauromaquia: ¿el principio del fin?

 

 

Una nueva polémica llegaba el 25 de enero pasado, cuando el famoso matador español Francisco Rivera publicaba una foto en su cuenta de instagram, toreando a una vaquilla con su hija de cinco meses en brazos, con el siguiente texto: "Debut de Carmen, es la 5ª generación que torea en nuestra familia. Mi abuelo toreó así con mi padre. Mi padre toreó así conmigo, y yo lo he hecho con mis hijas Cayetana y ahora con Carmen #orgullodesangre”.

 

Más allá de la puesta en peligro de la niña, hecho ahora investigado por la Fiscalía y denunciado por miles de usuarios que le han irónicamente calificado de “padre del año”, vuelvo a las palabras que ha escrito el torero, las cuales dejan patente la carencia de evolución mental en esa familia ya que, al parecer, sus miembros siguen actuando como lo hacían cinco generaciones antes.

 

La controversia se hacía aún más importante aún cuando otros matadores españoles defendían la actuación del diestro, posando ellos también con sus respectivos hijos o sobrinos, demostrando así dar a estos una educación “contraria al respeto a los animales”, tal y como lo ha definido el partido animalista Pacma.

 

Y aunque en Canarias se abolieron las fiestas animales sangrientas en 1992 (si bien subsisten las peleas de gallos) y las corridas en Cataluña en 2010 (si bien subsisten los “correbous”), y aunque, poco a poco, se ha conseguido abolir algunos “festejos” como la cabra del campanario, los gallos de Guarrate o la pava de Cazalilla; España sigue siendo uno de esos países, en los cuales muchas de lo que llaman sus “tradiciones”, poco o nada han evolucionado desde tiempos ancestrales e implican un sufrimiento animal del todo inaceptable. Muchas de estos actos violentos no sólo implican toros (aparte de las corridas también están el toro de la Vega, el toro júbilo, el toro enmaromado, el toro de San Juan,…), sino también patos (patos al agua), gansos (corridas de gansos), ardillas y gatos (apedreamiento de Judas),…

 

Por suerte, las cosas van avanzando (a un ritmo por desgracia muy lento). El Parlamento Europeo dio un primer paso a finales de octubre de 2015, rechazando subvencionar la tauromaquia, votación que recibió una abrumadora mayoría por parte de los eurodiputados (63,8 % contra 28,9 % de rechazos a la propuesta y 7,3 % de abstenciones). Hasta entonces, el presupuesto comunitario otorgaba subvenciones de política agraria común a ganaderos que se dedicaban a la reproducción y cría de toros destinados a la tauromaquia.

 

Este lunes, se anunció que Bruselas está ahora estudiando por primera vez una petición para prohibir la tauromaquia. Hace más de un año, Laura Folch del Cerro presentó su petición sobre la abolición de la tauromaquia en España, denunciando que “las corridas de toros y demás festejos ni son, ni nunca han sido, parte de la cultura española”, único argumento que tienen los partidarios de la celebración de tales “fiestas”. En la solicitud presentada ante el Parlamento Europeo, demuestra que tales fiestas “no fueron inventadas por los Españoles, sino que fue entretenimiento de masas en toda Europa durante siglos, hasta que fueron abolidos cuando llegó la Ilustración en el siglo XVIII”. Lejos de quedarse en este punto, la animalista no dudó en señalar que la tauromaquia viola principios de la UNESCO, no respeta derechos de la infancia, y que es evidentemente incompatible con la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, aprobada en 1997 por la ONU y la UNESCO.

 

Si tal objetivo se consiguiera, España pasaría a convertirse en uno de esos 65 países que ya han desarrollado leyes para la protección y defensa de los derechos animales. Tendremos que esperar entonces a que Bruselas estudie, punto por punto, la petición, y tome una decisión al respeto.

 

¿Será que no hay otras formas de entretenerse o de festejar algo sin hacer sufrir un animal indefenso?... la respuesta es más que obvia. Esperemos que también lo sea para los eurodiputados.

 

 

Escrito por;

Caroline Mervaille

Columnista

www.latribunacolus.com

@latribunacolus

Comments

Please enter the code
* Required fields
  • Ana Marraco (Thursday, March 17 16 02:06 am EDT)

    Carolina: soy animalista y está muy bien el artículo que has escrito. Solo dos puntualizaciones: España tiene reconocidos los derechos de los animales hace mucho y su preteccion también. España será,
    probablemente, el primer país del siglo XXI que abola la corrida. Ojalá en Iberoamérica sigáis su ejemplo pues el trato a los animales allí dista mucho de ser ejemplar.

  • silvia (Thursday, February 25 16 10:27 am EST)

    Abolición ya!!