¿Y qué sigue ahora? LGBT VS LA FE

www.latribunacolus.com

Después del fallo de la corte suprema de justicia de los Estados Unidos frente al matrimonio de parejas del mismo sexo, que aunque no comparto, lo respeto y acepto en el nombre del amor ya que finalmente no se puede negar que exista amor entre estas parejas y que tengan derecho a amarse como todos los demás. Sin embargo, la idea de que la corte hubiese fallado a favor de un tema tan controversial y que prácticamente hubiese legislado es algo que aunque favorece a un sector minoritario de la sociedad, sin duda va en contra de un gran sector que no apoya ni comulga con estas acciones y comportamientos.

 

Durante el gobierno del Presidente Barack Obama se ha visto una agenda liberal agresiva no solo por acabar con principios tradicionales y religiosos sino por aislar a todo aquel que piense diferente o que quiera hacer respetar sus valores morales y religiosos. Hoy por hoy ser cristiano, católico y defender la unión tradicional entre una mujer y un hombre es casi como un delito convirtiéndose en una condena social. En las redes sociales circula el rumor de una película que será lanzada o que está en producción en donde Jesús y sus apóstoles son mostrados como homosexuales lo cual ya es tocar fondo. Ósea, ojala esto solo sea un rumor ya que sería abrir una caja de pandora que nadie quiere abrir. Esto debido al hecho de que así como la comunidad LGBT quiere respeto e igualdad por su estilo de vida y costumbres, es claro y evidente que se deben respetar derechos adquiridos que la corte desconoció en su fallo de las comunidades religiosas del país y una película mostrando a Jesús tendiendo sexo con otros hombres sería la peor ofensa que se podría crear en contra de aquellos que creen en su fe religiosa. Un total libertinaje que iría en contra de esos derechos adquiridos de aquellos que no comparten el estilo de vida y mucho menos la idea de la adopción de parejas del mismo sexo. Una cosa es apoyar igualdad de derechos para a las parejas del mismo sexo y otra distinta malinterpretar el fallo de la corte como una forma de ir detrás por la destrucción de principios y valores que comunidades han construidos por siglos.

 

Sin duda lo que sigue ahora es una campaña mucho más agresiva por aniquilar a todos aquellos que no comparten el fallo, o quienes simplemente quieren proteger sus principios morales y religiosos ya que se convierten en un obstáculo para la maquinaria liberal de obligar a los demás a creer en algo que sencillamente será difícil de vender a comunidades que no comulgan con ciertos comportamientos. Este artículo es un llamado aquellos que quieren proteger sus creencias en la familia tradicional y sus derechos a preservar sus principios ya que no se puede bajar la guardia. No se es distinto ni raro por pensar diferente y defender unas creencias  validas así como también fue valida la lucha de la comunidad LGBT por defender sus derechos frente al matrimonio.

 

Finalmente, lo que sigue mirando hacia el futuro es la continua destrucción de la fe y creencias religiosas por parte de sectores Liberales que buscaran hacer ver que los fieles son personas locas que creen en un dios que no existe, y harán de lo anormal lo normal, y aquellos que no comulguen con ello serán aislados o desterrados. Hoy por hoy es claro que debemos respetarnos y ser iguales ante la ley, pero es válido recordarle a la comunidad LGBT y sus defensores que los derechos de unos acaban donde empiezan los derechos de los demás haciéndose necesario respetar aquellos que no compartieron el fallo, que quieren mantener el concepto de familia entre un hombre y una mujer, y que sencillamente no comparten el estilo de vida. Ese respeto también debe regir hacia la comunidad LGBT para que exista un equilibrio, de lo contrario será bien difícil lograr una aceptación de la sociedad en general cuando se logra a partir de declarar al otro loco o que su fe sencillamente no existe.

 

Solo espero que esta declaración ya cierre la discusión y que no se siga buscando menoscabar la sociedad solo por equilibrar los derechos de un grupo minoritario que a veces no parece tan minoría. Es importante la igualdad sin que esa igualdad implique la destrucción de otros grupos o sus creencias.

 

www.latribunacolus.com

Cristhian Mancera Mejia

Director

editorial

www.latribunacolus.com

@latribunacolus

@cmancera33